¿Qué aceite es el mejor para freír?

¿Qué aceite es el mejor para freír?

Seguro que alguna vez te has preguntado qué aceite es mejor para freír: aceite de oliva, aceite de oliva virgen extra, aceite de girasol, aceite de orujo, etc. Probablemente, hayas escuchado opiniones de todo tipo.

Sin embargo, hoy te explicamos qué aceite es mejor para freír y por qué. ¡No te lo pierdas!

Punto de humo del aceite

El punto de humo del aceite es uno de los parámetros fundamentales a la hora de decidir qué aceite es mejor para freír. Cada aceite tiene una temperatura a partir de la cual comienza a evaporarse; esta recibe el nombre de punto de humo o punto de humeo.

El problema viene cuando se supera esa temperatura: cualquier aceite (independientemente de si es de oliva o no) comienza a deteriorarse. Superar esa temperatura provoca que los radicales libres de los aceites comiencen a descomponerse y a liberar sustancias tóxicas (acroleína, acrilamida, etc.) para la salud.

Ahora bien, teniendo en cuenta que la temperatura recomendada para las frituras oscila entre los 130ºC y los 150º, deberíamos escoger un aceite cuyo punto de humo supere esta temperatura. Veamos el punto de humeo de los aceites que más se utilizan para freír:

-          Aceite de oliva virgen extra: 150ºC – 210ºC.

-          Aceite de oliva refinado: 170ºC.

-          Aceite de girasol sin refinar: 107ºC.

-          Aceite de girasol alto oleico refinado: 232ºC.

A simple vista, podríamos pensar que el aceite de oliva virgen extra no es el aceite vegetal más adecuado para freír, ya que no soporta temperaturas tan altas. Sin embargo, supera la temperatura recomendada para freír (130ºC) y es un alimento 100% natural, mientras que el resto de aceites suelen pasar por procedimientos químicos para hacerlos aptos al consumo humano.

Estabilidad del aceite en las frituras

Otro punto sobre el que debemos fijar nuestra atención para decidir qué aceite es mejor para freír es la estabilidad del mismo. Recordemos que, a mayor temperatura, mayor oxidación y más probabilidad hay de que se liberen las sustancias tóxicas y nocivas para la salud ya mencionadas.  

El aceite de oliva se compone, principalmente, por ácidos grasos monoinsaturados (hasta en un 80% si es de la variedad picual, como ocurre con el aceite de oliva virgen extra Castilloliva). Los ácidos grasos monoinsaturados son los responsables de ofrecer una mayor resistencia a la temperatura, oxidación y enranciamiento al aceite de oliva. A diferencia de lo que ocurre con otros aceites vegetales, el aceite de oliva tiene una baja composición en ácidos grasos poliinsaturados.

Utilizar un aceite en repetidas ocasiones o sobrecalentarlo a una temperatura demasiado alta puede provocar que los efectos nocivos de esas sustancias tóxicas se multipliquen. Por ello, el aceite de oliva virgen extra es la mejor opción.

Cuántas veces se puede reutilizar el aceite para freír

Ahora que hemos mencionado que utilizar un aceite en repetidas ocasiones para freír puede acelerar su descomposición, ¿cuántas veces puedo reutilizarlo?

Digamos que, por regla general, el aceite no ha de sobrecalentarse ni superar su punto de humeo. Además, suele ser recomendable no utilizarlo más de una o dos veces en las frituras, ya que sus iniciales (y saludables) propiedades se van perdiendo. Sin embargo, un aceite de oliva virgen extra podemos llegar a utilizarlo entre 10 y 15 veces, siempre teniendo en cuenta el estado del mismo.

Para conservar correctamente un aceite ya utilizado, recomendamos no mezclarlo nunca con otros aceites que ya han sido usados, y mucho menos, con otros tipos de aceites vegetales.

Otro consejo es intentar que los alimentos que vamos a freír, cuando entren en contacto con el aceite caliente, no contengan agua; ya que pueden acelerar su descomposición. Eso sí, después de terminar de freír, hay que colar el aceite para deshacernos de los restos de alimentos que se hayan podido quedar.

Entonces, ¿qué aceite uso para freír?

En resumidas cuentas, el aceite de oliva virgen extra es el mejor aceite para freír. Su alto contenido en ácidos monoinsaturados hace posible que resista mejor las altas temperaturas, otorgándole un punto de humeo más alto que otros aceites vegetales. Además, el aceite de oliva virgen extra es un aceite elaborado solo y exclusivamente mediante procedimientos mecánicos.

En las frituras, y en comparación con otros aceites vegetales, el aceite de oliva virgen extra aporta hasta un 20% menos de calorías, ya que crea una película protectora alrededor del alimento.

Si has escuchado que, por su precio, un aceite de oliva virgen extra no es el idóneo para freír, nosotros te decimos que sí lo es. Cuando un aceite de oliva virgen extra se calienta, su tamaño “crece” en la sartén y, por lo tanto, no es necesario utilizar tanta cantidad.

Volver

Últimas entradas

ÚNETE A NUESTRA NEWSLETTER

Podrás estar al día sobre el mundo del aceite, de las novedades de Castilloliva y disponer de promociones y descuentos exclusivos.