¿Cuántas veces se puede reutilizar el aceite de oliva?

¿Cuántas veces se puede reutilizar el aceite de oliva?

En otro artículo del blog, ya os dijimos que el aceite de oliva virgen extra era el mejor aceite para freír. Es el aceite vegetal más estable a las altas temperaturas de las frituras sin llegar a descomponerse y manteniendo intactas todas sus cualidades y beneficios, las cuales nos llegan de salud.

Muchos de los consumidores de aceite de oliva suelen desechar el aceite después de haber frito o cocinado con él o, incluso, lo reutilizan muchas más veces de las recomendadas, sin saber que esto supone un grave peligro para la salud.

Ya que sabemos que las altas temperaturas son un gran enemigo del aceite de oliva virgen extra, ¿cuántas veces puedo reutilizar el aceite de oliva? A pesar de que hay una división de opiniones, nosotros adaptamos la que recoge la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), la cual avalan diversos estudios científicos alrededor del mundo.

Así, la OCU determina que el aceite de oliva virgen extra puede reutilizarse hasta en 25 ciclos de fritura, siempre y cuando se den las condiciones ideales.

Recomendaciones para reutilizar el aceite de oliva

Si utilizas el aceite de oliva virgen extra para tus frituras, ¡enhorabuena! Estás haciendo un gran trabajo. Sin embargo, puede que estés cometiendo algunos errores a la hora de su correcta conservación para poder llegar a reutilizar el aceite de oliva hasta 25 veces.

Siguiendo estas directrices, tu aceite de oliva virgen extra aguantará como en la primera fritura:

- Es muy importante controlar la temperatura de cocinado, especialmente en las frituras. Cuando se fríe, un aceite de oliva virgen extra no debe superar los 180ºC, es decir, no debe llegar a echar humo. Para realizar una correcta fritura, se necesitan 160ºC.

- Antes de freír los alimentos, debemos asegurarnos que están lo más secos posibles. El alimento no debe soltar agua al entrar en contacto con el aceite de oliva, ya que el agua favorece la descomposición del aceite.

- Aunque parezca buena idea, no tapes la sartén cuando haya aceite. Hacer esto solo hará que se condense el vapor y que este caiga, en forma de agua, al aceite de oliva.

- Después de cada uso, ¡asegúrate de filtrar el aceite de oliva! Así conseguiremos retirar posibles restos sólidos procedentes de los alimentos que hemos cocinado.

- Los recipientes que se utilicen para almacenar el aceite ya usado han de ser de vidrio para impedir la entrada de luz o de acero inoxidable. Evitemos siempre los envases de cobre, hierro y plástico.

- Intenta mantener siempre que puedas el aceite de oliva reutilizado en un lugar fresco y fuera del alcance de la luz.

- Dale el mismo uso al aceite de oliva ya utilizado. Es decir, si has utilizado ese aceite para freír, vuelve a utilizarlo para el mismo fin, no para, por ejemplo, sofreír.

- No mezcles aceite de oliva nuevo con uno usado.

- Cuando notes que tu aceite comienza a presentar un color oscuro y denso (aunque no haya alcanzado los 25 usos), ¡es el momento de cambiarlo por uno!

- Una vez queramos tirar ese aceite de oliva, recomendamos llevarlo a un punto limpio o a algún punto de recogida de residuos. En estos sitios, el aceite de oliva se manipula correctamente y se destina a fabricar biodiesel. Tirarlo por el fregadero acaba colapsando las depuradoras, además de contaminar el medio ambiente.

Problemas de reutilizar el aceite de oliva

Como bien dice la OCU, 25 veces es el número máximo de usos que podemos darle a nuestro aceite de oliva virgen extra, siempre y cuando esté en buenas condiciones. De esta manera, no supone ningún riesgo para nuestra salud.

¿Y qué pasa si reutilizamos el aceite de oliva más de lo recomendado? Sencillamente, estaremos poniendo en peligro nuestra salud.

Principalmente, el aceite de oliva, al reutilizarse demasiadas veces, puede formar polímeros grasos en su composición. Estos son cadenas de carbono muy largas que nuestro hígado no procesa adecuadamente en el metabolismo y envía a través de la sangre a las células. El problema radica en que corren el riesgo de depositarse en los vasos sanguíneos y favorecer tapones.

Además, los radicales libres que se componen son agresivos y producen oxidaciones en las células, acelerando su envejecimiento y mutaciones del material genético. Debido a su degeneración, el aceite de oliva reutilizado pierde sus propiedades humectantes que impiden que el alimento se deshidrate mientras se cuece, por lo que la fritura perderá calidad, notándose en la textura y el sabor del producto que se cocina.

Volver

ÚNETE A NUESTRA NEWSLETTER

Podrás estar al día sobre el mundo del aceite, de las novedades de Castilloliva y disponer de promociones y descuentos exclusivos.