¿Cómo hacer Jabón Casero con Aceite de Oliva?

¿Cómo hacer Jabón Casero con Aceite de Oliva?

Hacer jabón casero con aceite de oliva es muy sencillo, pero requiere un poco de esfuerzo manual y mucha paciencia a la hora de ver resultados.

Sin embargo, en cuanto tengamos listo nuestro jabón de aceite de oliva lo agradeceremos. ¡Veamos cómo hacer jabón casero con aceite de oliva!

Ingredientes

Para hacer jabón casero con aceite de oliva, necesitamos los siguientes ingredientes:

3 litros de aceite de oliva virgen extra Castilloliva. Recomendamos utilizar siempre aceite de oliva de la máxima calidad y que no haya sido utilizado. Si supone una gran inversión, se puede aprovechar un aceite de oliva que se acerque a la fecha de consumo preferente.
Sin embargo, el aceite sí que debe ser siempre virgen extra, ya que es un producto completamente natural extraído directamente de las aceitunas utilizando solo medios mecánicos. Además, la presencia que tiene de antioxidantes, polifenoles y Oleocanthal, entre otros, aportan muchos beneficios a estos jabones caseros que, después, aprovechará nuestro cuerpo. Si utilizamos aceite usado, algunas de estas propiedades se habrán perdido y no podremos disfrutar de todas ellas.

3 litros de agua templada.

500 gramos de sosa cáustica. Debemos tener cuidado con la sosa cáustica, ya que puede provocar quemaduras en la piel. Por ello, recomendamos utilizar materiales de protección como guantes, gafas, mascarilla y delantal.

1 cubo de plástico.

1 palo de madera o una cuchara de madera. Es importante que sea de madera.

Una bandeja o molde.

Pasos para hacer jabón casero con aceite de oliva

El proceso es sencillo, ya que solo intervienen tres ingredientes. Sin embargo, es un proceso un poco largo y hay que tener paciencia, debido a que la mezcla tarda en cuajarse, aproximadamente, una hora y hasta que eso ocurre debemos estar moviendo la pasta.

Veamos cómo hacer el jabón casero con aceite de oliva paso a paso:

  1. Antes de comenzar, debemos asegurarnos de cumplir con las medidas de protección adecuadas para evitar quemarnos con la sosa cáustica. Para ello, nos pondremos las gafas, los guantes, el delantal y la mascarilla. Un consejo que os damos en este punto es el lugar de elaboración. La sosa cáustica puede producir gases tóxicos, por lo que es mejor hacer el jabón de aceite de oliva en un lugar con buena ventilación o en el exterior.
  2. Una vez que estemos preparados, vertemos los tres litros de agua templada en un cubo de plástico.
  3. Con mucho cuidado, añadimos poco a poco los 500 gramos de sosa cáustica mientras vamos removiendo constantemente la mezcla, hasta que esta sea transparente. En este paso debemos tener mucho cuidado, ya que cuando el agua entra en contacto con la sosa cáustica se produce una reacción exotérmica, es decir, se desprende calor y se eleva la temperatura de la mezcla hasta tal punto que puede producir quemaduras en la piel.
  4. Cuando la mezcla de agua y sosa cáustica sea transparente, dejamos reposar unos cinco minutos para que baje la temperatura de la mezcla. Es entonces cuando añadiremos los tres litros de aceite de oliva virgen extra Castilloliva. Puedes ayudarte de un amigo para que, a la misma vez que añades el aceite de oliva virgen extra, se esté removiendo la mezcla en el mismo sentido que en el anterior paso y siempre con cuidado de no salpicar.  
  5. Ahora viene el paso más tedioso: seguir removiendo la mezcla durante, aproximadamente, una hora. Dejaremos de hacerlo cuando la mezcla se haya espesado, con una textura parecida a la de un puré de patatas. Si aparecen grumos, no tienes de qué preocuparte; se eliminarán cuando la mezcla se haya secado completamente.
  6. Con la mezcla ya espesa, la vertemos en un molde. Sin cortarla, la dejamos apartada y esperamos que se saponifique durante unos 15 días. Desmoldamos y cortamos y volvemos a dejar que se seque durante una semana o diez días más antes de comenzar a usar el jabón con aceite de oliva.

Cómo hacer jabón de aceite de oliva sin sosa cáustica

Si prefieres hacer un jabón casero de aceite de oliva sin utilizar sosa cáustica, te proponemos esta otra alternativa. Solo necesitarás modificar un poco los ingredientes. ¡Incluso el proceso es más sencillo!

Para hacer jabón de aceite de oliva sin sosa cáustica, necesitamos dos pastillas de jabón de glicerina de 250 gramos cada una y 100 ml de aceite de oliva virgen extra Castilloliva. Primero, fundimos las pastillas de jabón a fuego lento hasta que estén completamente líquidas. Después, calentamos el aceite un poco y lo mezclamos poco a poco con el jabón derretido, con la ayuda de una batidora.

Cuando la mezcla se haya espesado, vertemos la preparación en un molde y lo dejamos reposar solo un día.

 

Una de las ventajas de elaborar jabones caseros con aceite de oliva es que le puedes añadir el aroma que prefieras, como lavanda, limón, canela, menta… ¡Así conseguirás un toque personalizado en cada pastilla de jabón! Además, este aceite resultante es completamente respetuoso con el medio ambiente ya que, al mezclarse con la sosa cáustica, las propiedades del aceite de oliva cambian y se convierte en biodegradable.  

Volver

ÚNETE A NUESTRA NEWSLETTER

Podrás estar al día sobre el mundo del aceite, de las novedades de Castilloliva y disponer de promociones y descuentos exclusivos.